LOS GALARDONES EN EL CINE.

El lema por excelencia en una máxima deportiva es el mas rápido, el mas fuerte y el mas alto, de esta manera los deportes logran encontrar al mejor sea por equipo o por individuo; en el arte se ha intentado buscar al mejor por medio de concursos, específicamente en el cine, por festivales o premios de alguna academia; en el deporte se busca ser el mejor para demostrar que su preparación y su enfoque durante la competencia fue superior al contrario, las películas no se pueden evaluar por medio de estos criterios, en el cine una historia esta en constante competencia, partiendo del guión en que un productor decide entre otros proyectos producir tal o cual, pasando por el día de estreno, competencia en taquilla y buscar entre todo ello premios y festivales para hacerse publicidad, el fin es dar a conocer realizador y actores, el otro, facilitar la recolección de dinero, si indagamos en los distintos ganadores de festivales y premios que hay alrededor del mundo no lograríamos comprender los criterios de evaluación y tampoco se entendería por que no están todas las películas compitiendo, si no solo algunas. En la mayoría de los reconocimientos artísticos se premia a escritores, pintores, escultores, por su trayectoria, solo hay algunos casos aislados donde una obra es premiada, en el cine es al revés, es mas común premiar a las obras, que a los autores por una trayectoria.

¿SE HACEN LAS PELÍCULAS PARA COMPETIR?

La idea de hacer una película tiene distintas perspectivas, en un mundo ideal el equipo de producción fiel a su pensamiento busca aclarar juicios internos, recuperar su ojo inocente, desentrañar sentimientos. Hoy en día es muy raro ver que esto suceda, el cine antes que arte es un negocio, dijo alguna vez Fellini en una entrevista, la relación entre ambos conceptos ha hecho que las motivaciones para hacer una película tengan que ver mas con banalidades que con ideales, el balance entre ambos es difícil, por un lado se necesita tener una historia atractiva que logre hacer reflexionar al espectador a través de conceptos profundos, por otro lado, se necesita que sea sencilla en su narrativa para que la mayor cantidad de público asista a una sala de cine pagando un boleto, habiendo distintas casas productoras buscando el mismo objetivo se crea una competencia natural, la taquilla o box office. Esto ha dado como resultado que para aquellos que tienen que generar mayor inversión sacrifiquen forma y fondo y, para aquellas casas que buscan proyectos mas arriesgados con contenido mas interesante se ven discriminadas por distribuidoras, grandes complejos y cadenas de cine, se limitan a competir por atraer a compañías productoras grandes; la historía nos ha enseñado que de estos pequeños proyectos es donde se encuentran nuevas ideas y talentos.

LA OPINIÓN PÚBLICA

La popularidad de una película se debe mucho a la opinión pública influenciada por la critica calificada o a aquellos que hacen la función de críticos amateurs, personajes que por medio de estereotipos califican a una película de buena o mala, el público, ignorante y dudoso, confía en sus criterios de evaluación para decidir que historía van a ver y no pasar un mal rato en el cine o la comodidad de la casa; esta opinión pública, desde los inicios fue utilizada por productores de cine, quienes apostando por un galardón en un festival o premio de academia convierten a aquellos indecisos en mas asistentes a la sala de cine; También la opinión pública ha sido importante para realizadores y productores, sirviendo como tasador de la manera que se comunican con el público, en el momento que esta opinión se vuelve plana y aburrida, es cuando deciden ir en busca de nuevos talentos o nuevas formulas.

¿CUÁL ES LA FINALIDAD DE PREMIAR UNA PELÍCULA?

Las películas son premiadas principalmente en Festivales de cine y/o Premios de alguna academia.

Los festivales de cine iniciaron en Venecia en el año de 1932, tomaron prestigio después de la segunda guerra mundial al ayudar a florecer el cine Italiano y Frances, el objetivo principal es que distribuidores, productores y realizadores puedan ver trabajos hechos al rededor del mundo, para mejorar el desarrollo del cine.

Los grandes estudios de cine establecidos en Hollywood crean una academia con el fin de legitimizar y monopolizar controles de calidad a través de premios llamados Oscar, el verdadero fin del evento, juntar realizadores y productores para organizar estrategias y marginar a los estudios del este o a cualquier otro desarrollo cinematográfico que representara un peligro a sus intereses de mercado.

Al transcurrir el tiempo tanto festivales y premios comenzaron a premiar, escoger y beneficiar películas con motivaciones políticas e intereses banales, la razón, un cine de calidad mostraba a un país culto, con avances tecnológicos y sociales, en pocas palabras se convirtió en un instrumento de propaganda, los premios de la academia con el tiempo al evento lo han hecho un gran negocio, incluso ha ayudado a rescatar películas que fueron un fracaso en taquilla, pues, una película premiada influencia la opinión pública.

Hoy en día ambos eventos se distinguen por mostrar corrientes políticas, defender ideales personales, enseñar glamour y prendas de altos modistos, creo yo, del cine ya se habla poco. Una nueva controversia a nacido en las premiaciones, las plataformas digitales para distribuir películas y su mercenaria forma de fabricar series de televisión e intentar dejar en el pasado la sala de cine, por lo menos mientras estas no reflejen un negocio para sus bolsillos.

Lo que hace a una película buena o mala, o incluso sea la mejor, a mi parecer, es nuestro propio punto de vista, por supuesto esto implica un reto automático para el público, pues, deberá estar dispuesto a ver todo tipo de películas, buscarlas, cazarlas al vuelo, no solo limitarse a ver lo que le digan festivales o academias, si no aventurarse en hacer caso a lo que le dice su instinto, mirar atentamente el mensaje esencial de una historia, permitir que este mensaje haga eco en nuestras mentes, nos dejemos llevar a través de las imágenes, desentrañar los misterios que se dice en las entre lineas, vivir el drama de los personajes, solo así, un espectador, logrará entender una película y podrá decidir cual si y cual no es la mejor.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.