LEVEMOS ANCLAS

LEVEMOS ANCLAS

Decides ir a ver una película, quizá sentarte un rato en tu sofá favorito o acostado en la cama, estas determinado a ver algo que te divierta, que sea diferente a lo que ya has visto hasta el momento, llegas a la taquilla y terminas viendo lo mismo de siempre o algo parecido, es probable que no te des cuenta si no tiempo después, cuando comienzas a recordar de que trató lo que viste, las imágenes que aparecen en tu cabeza solo hacen referencia a si fue de época, al vestuario, si sale tal o cual actor; De la trama ¿qué?, Dela historia ¿qué?, esto se debe a un sesgo cognitivo llamado efecto de anclaje.

El efecto de anclaje en resumen, es cuando tendemos a confiar en la primera información que recibimos y, utilizamos esta para hacer juicios subsecuentes.

En está época que somos atacados por constante información, marcas, películas, partidos políticos, eventos deportivos, compitiendo todos para ocupar el poco tiempo libre con el que contamos, necesitamos ser conscientes de la contaminación visual e información que nos rodea; digamos que tienes deseos de ir al cine en este instante, ¿Cuál película se te viene a la mente?, la mayoría de las personas pensarán en aquella que mas polémica ha hecho, de la que más se comenta en las redes sociales, programas de televisión, radio, anuncios en la calle, esta es tu primera información, si por alguna razón estas dudando en que ver y te niegas a seguir al resto de las masas, lucharas contra todo tu entorno, desde el momento que sales al cine serás invadido por anuncios impresos, comerciales en la radio, entrevistas, podcasts, llegando al complejo de cine, verás de todo para que vayas a ver la película taquillera de temporada, es tan agotador esta lucha, que se de muchos al llegar a la taquilla ya están programados para pedir boletos de la película que se negaban ir a ver en un principio, si a pesar de todo logran ver otra película fuera de la popular, muchas personas debido al agotamiento mental terminan con un mal sabor de boca de lo que vieron.

Una de las maneras de suprimir este efecto es pensando en segundo orden, recuerda que tu cerebro es apático y le gusta tomar todo tipo de atajos. Por tal, cuando se te viene una idea a la mente, tu cabeza comienza a conspirar para convéncete de que es una buena idea, ¿como combatir esta apatía?, analizando la primera idea y buscando opciones; de esta manera si aún a pesar de haber analizado la idea, sigues convencido de que sea lo correcto, por lo menos, habrás tomado una decisión por ti mismo, consciente del porqué.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.