LA IMPORTANCÍA DE LA IMAGINACIÓN.

Estas en tu casa ó en el trabajo en completa tranquilidad, en eso llega a tu mente una idea, barrer la casa, lavar ropa, escribir una historia, hacer una película, cualquier idea.

Muchas personas toman esa idea y la comienzan a desarrollar, otras solo se quedan con la idea en su cabeza y esperan poco a poco se disipe, quizá en otra ocasión vuelva a surgir.

Estas personas que presentan apatía para llevar a cabo una idea se debe mucho a la falta de uso de la imaginación. Cuando alguien tiene una idea lo natural es imaginar como la va a hacer realidad, planea, imagina como supera los obstáculos, diseña una formula para encontrar el tiempo para hacerla y después, observa en su mente, como esta idea comienza a transformarse en una meta.

Este proceso utiliza dos herramientas esenciales y que todos tenemos a la mano, el pensamiento y la imaginación, las cuales crecen y perfeccionan con su uso continuo. ¿Por qué no las utilizamos tanto?, la respuesta tiene muchas variables, pero la principal razón es porque decidimos utilizarlas lo menos posible y estamos rodeados de elementos que impiden la práctica de estas dos fantásticas capacidades.

Obstáculos de la imaginación.

Hay demasiadas cosas a nuestro rededor que impiden utilicemos los instrumentos que alimentan a la mente y la imaginación, por ejemplo, los ojos. Hace algunos años era común ver las fotos de personas sosteniendo un cigarro o en día es común verlas sosteniendo un celular, muchas de esas veces viendo al celular, en el transporte público, en los restoranes, cafeterías, fiestas, reuniones, todos en lugar de mirar y soñar, deciden fijar sus ojos en el celular, siempre para ver el time Line de sus redes sociales o el correo electrónico — en el pasado los fumadores justificábamos fumar — ellos tienen sus razones para distraerse de esta manera en lugar de observar.

No me interesa mencionar otra cosa de esta práctica, fuera de que al estar viendo la información tan rápido, no la apreciamos, solo reaccionamos y de inmediato la queremos compartir, no nos detenemos a realmente pensar en el mensaje, solo ¡Bam! Compartir y quizá mostrar a quien tienes a un lado, procediendo de esta manera, no estamos ejercitando el pensamiento y tampoco estamos generando contenido, solo estamos aletargando el proceso de utilizar nuestra imaginación.

No me refiero a que una persona no utiliza su imaginación, me refiero a que ha reducido su capacidad de imaginar, se limita a pensar y hacer lo primero que le viene a la mente y cuando le viene una idea que demanda mas atención o esfuerzo para pensar, la ignora dejando se disipe en la parte trasera de su cerebro, guardándola, como si fuese un objeto que quizá le pueda servir en el futuro, si acaso lo encuentra; para entender mejor la idea, observemos a las personas acumuladoras de cosas que se atraviesan en nuestras vidas, guardan objetos en un armario o bodega con la ilusión de utilizarlos después, la gran mayoría se pierden en el olvido.

La televisión y las plataformas digitales de hoy, han ayudado a acrecentar el desuso de la imaginación, aunque han ayudado a expandir cine, música y literatura que de otra manera sería difícil encontrar u obtener, se han empeñado en la sobreproducción de series, confundiendo al público, realizadores y productores en que estas son muestras de expresión artística equiparables al cine, pensar esto, es estar equivocado, propagarlo es ignorar las grandes diferencias entre lo uno y lo otro.

Pensemos por un momento, cualquier película que después de verla comenzamos a pensar en las incongruencias de la historia, sean dramáticas o sean de licencia autoral, discutimos como fueron presentadas y decidimos si entrar o no en la convención, entonces se produce la polémica si se logro el objetivo de dejarnos llevar por la historia, reflexionar sobre ella y entender la moraleja, a través del conflicto de el o los personajes; en cambio hoy día una serie de televisión que vemos de corrido, ¿cuando pensamos en estas incongruencias? Al contrario, nuestros sentidos y reacciones son a lo inmediato, confiamos en la información que se nos brinda de primera mano, por ello no razonamos el tratado de la historia y personajes, discutimos sobre si tal o cual cosa va a suceder el siguiente capítulo y las opciones son tan ambiguas, como la misma sucesión dramática de la historia, en México hemos vivido en este análisis desde tiempo atrás, cuando nuestras series de televisión se llamaban, cuna de lobos, Maria la del barrio, los ricos también lloran, etc.

El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo, y tu eres la persona mas fácil de engañar.

Richard Feynman.

¿Cómo utilizar la imaginación?

La mente tiene dos funciones principales que debemos ser conscientes, resolver problemas y la aplicación del conocimiento en nuestras vidas, el resto de lo que pasa por nuestra mente es literalmente basura, la próxima vez que mires un lugar lleno de basura, así tenemos la mente día a día, por ello debemos ser selectivos en que poner a trabajar en nuestra cabeza, por ejemplo, escuchar la conversación de alguna persona es una manera de ejercitar la imaginación a través del pensamiento, pero hacerlo distraído es solo una acumulación de información no procesada, en resumen, una perdida de tiempo y espacio.

Muchas personas somos aprensivas a la información que circula en redes sociales o revisa su correo constantemente, para procesarla de manera correcta deberíamos destinar un tiempo y un lugar, así nuestra atención estaría puesta en ello, al igual que ver una serie de televisión (Telenovela moderna), de ahí que el cine se deba ver en una sala de cine y la misa se toma en una iglesia, entiendo todo esta cambiando, pero me pregunto, ¿los avances tecnológicos y sociales están mejorando mi capacidad de imaginar y pensar, me están facilitando este proceso?.

La respuesta esta en cada uno y como se lleva con su realidad, es imposible saber con certeza, si las personas sacan ventaja de las nuevas herramientas ejercitando su imaginación, agilizando la mente mostrando ventajas sobre otros, la verdad es que hay mas personas que se les ha ocurrido algo y lo han guardado, ahí, en el ático de la mente.

La próxima vez que inicies una conversación, escucha, pon atención a lo que te dicen, cuando estes en un camino, mira a tu alrededor, sorpréndete, mira otro tipo de películas, aventúrate, cuando veas una serie de televisión, ve solo un capítulo, analiza a sus personajes, piensa que es lo que el autor te quiere decir, cuando veas tu celular, que sea para recibir una llamada importante.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.