HOUSTON. DO YOU COPY!

En mi primera película me dieron una radio de comunicación portátil, en la base había una lista de canales para consultar en que canal podías localizar a algún departamento en especifico, desde las primeras tres horas de el primer día, el uso de la radio era ridículo, muchos encontraron que gritar era una manera mas efectiva de llamar a alguien, ningún departamento estaba en el canal que debía estar y todos querían escuchar todo. Está fue mi primera experiencia de comunicación en el cine. Varías producciones después el problema sigue siendo el mismo.

Con el tiempo comencé a sugerir algunas reglas para mejorar la comunicación de los radios, todas ellas absurdas, no entendía el verdadero problema. Aún no lo entiendo. Comunicarse es sencillo, esencial, ¿Por qué las personas somos egotistas y vanidosas como para boicotear la buena comunicación?. Es curioso además, que uno de los principales objetivos de el cine y televisión sea comunicar una idea. Nosotros, como un grupo de personas no lo logramos la mayor parte de las ocasiones.

No hablaré de los radios o las reglas que intentaba imponer. Es un callejón sin salida y para hacerlo funcionar necesitaría de la ayuda de psicólogos, militares, analistas, tres científicos de la NASA y un profundo estudio de la cámara de diputados y senadores de el país.

Hoy estoy seguro que la base de el problema es escuchar, mejor dicho, no saber escuchar, sumado a una incapacidad de síntesis, da como resultado mala comunicación. No solo sucede en el cine, si no en nuestro día a día, a cada momento, en mi experiencia me ha sucedido mas de una vez en un chat.

Pensemos por un momento.

¿Cuándo estás hablando con alguien, qué estás haciendo?. Cuando vamos al cine, a una verdadera sala de cine, es normal que a nuestro lado esté alguien hablando durante la película, preocupado si su asiento funciona o no, si la película es buena o no, si ya recibió un whats up o no. Esto pasa cuando se supone debes estar disfrutando una película, imagina la cabeza de esta persona cuando está hablando con otra persona, posiblemente contigo. ¿En dónde estará su mente?. No, está no es la pregunta correcta. ¿Podría captar la atención de alguien así durante una conversación?.

No importa cuantas veces asienta una persona —diga “aja, aja”— si están sus ojos en otra parte, comprendió el 20% de lo que dijiste. Esto es un hecho.

Siempre justificamos cualquier cosa que creemos que está mal. Hablar con alguien que esta viendo su celular todo el tiempo —Perdón es que esto es un asunto muy importante— ver a dos o más personas en una reunión platicar y a la vez ver el celular es ya una costumbre. Todos tenemos algo importante que contestar, ver o compartir.

Siempre hay más gente que prefiere hablar que escuchar.

Nos fascina ser protagonistas de nuestra propia historia y porque no, de la de otros también. Mientras el otro habla, pensamos que vamos a responder. Me ha sucedido que incluso responden de otro tema completamente distinto al que estamos hablando —Es común que sea un consejo o una opinión aislada del tema— por supuesto esto distrae y hace que se pierda el hilo de la conversación. Todos queremos hablar de nosotros.

Adivinar lo que va a decir el otro antes de que termine. Las mujeres son víctimas de esté tipo de interrupciones, por estadística los hombres interrumpen a las mujeres cada 2.8 palabras creyendo saber lo que quieren decir. Esto es un problema de comunicación, común en las lenguas latinas. Por ejemplo en el idioma Alemán, sería muy difícil en muchos casos interrumpir adivinando, ya que la afirmación o negación del enunciado viene al final.

Somos muy ansiosos cuando hablamos con una persona, más si el tema nos apasiona, lo cual es incongruente, si el tema nos apasionara tanto, deberíamos desear que la otra persona exponga sus puntos, comprenderlos y después exponer los nuestros, sin embargo nuestro objetivo es solo contradecir, hacer polémica. He escuchado conversaciones donde las personas ya no se escuchan entre ellas mientras discutén, después de un rato, alguien los interrumpe para hacerles ver que están discutiendo las mismas razones, se callan, piensan y se sienten incomodos. Normalmente es porque alguna de esas personas lo que desea no es tener la razón, si no la última palabra.

Pongamos atención a lo que nos dicen.

Cuando alguien quiere hablar es porque quiere comunicar algo, quizá no nos interese. Debemos ser sinceros y decirlo. En caso de aceptar o tener que escuchar lo que dice alguien, interesarnos es importante, intentar comprender, hacer preguntas todo ayuda a que el tema sea agradable para discutir. Muchos preguntamos, no para entender la conversación, si no para exponer nuestra idea o punto. Otros preguntan solo para dar ritmó a la conversación, por aburrimiento, incluso no esperan la respuesta cuando ya están de nuevo preguntando otra cosa distinta.

Para enriquecer nuestra comunicación, es necesario aprender a escuchar, no hacerlo es absurdo. Nuestra superioridad como especie en este planeta, es gracias a que tenemos un lenguaje que permite comunicarnos unos a otros, pasar ideas, conocimientos de generación en generación.

Hoy día podríamos decir que estamos más avanzados en temas de comunicación, por desgracia los avances tecnológicos nos han llenado de ansiedad, las noticias de angustia, hemos perdido tolerancia y empatía con nuestros semejantes, creemos que todos deben de ser perfectos en cada momento, si no, estamos preparados para señalarlo y mostrarlo al mundo entero —Ya no nos podemos equivocar para encontrar la verdad.

Poco a poco encontraremos el equilibrio, volveremos a ser pacientes, nuestra capacidad para adaptarnos siempre ha sido maravillosa, de no ser así, volveremos a una era —más rápido de lo que uno cree, en un abrir y cerrar de ojos— donde nos comunicaremos a gritos, arreglemos las cosas con golpes y mentadas de madre. Creo que con tantos años de evolución, debemos ser pacientes, escuchar y ser sinceros, es una opción más sencilla y está a la mano de todos.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.