QUIERES QUÉ TE CUENTE UN CUENTO?.

Escribir una historia es un trabajo complejo, debes estar concentrado, tener tu imaginación trabajando al máximo. Tienes que ser paciente. El primer borrador puede tener muchos errores. Es una de las cosas que debes aprender a no enseñar, bajo ningún pretexto nadie debe verlo. No es un secreto de estado, ni el plan de desarrollo de algún senador, es solo porque al momento de escribirlo no debemos estar distrayéndonos ni siquiera con la ortografía. La mente debe estar armando su estructura, trampas, metáforas. Si te detienes a corregir, pierdes el hilo. Si volteas a ver el celular o abres tu FaceBook, el juego ha terminado. Pon un cronometro y escribe 30 minutos sin parar, sin hacer otra cosa más que desahogar todo lo que está sucediendo en tu cabeza. ¿Agotado?. Solo entonces entenderás porque la mayoría de la gente no separa tiempo para pensar o escribir.

La travesía del héroe.

Joseph Campbell cuando se graduó de la universidad decidió no hacer otra cosa durante cinco años más que leer. Preparo un calendario donde venían muy puntual las actividades que tenía que hacer. Despertar, comer, Dormir. Fuera de estás necesarias actividades, el resto era lectura. Hizo una rutina de poca comida para no distraerse siquiera en pensar que preparar. Además, por supuesto, al no trabajar, sus recursos eran nulos, no podía hacer o gastar nada que no estuviera planeado. Se encerró en un cuartucho. Pequeña estufa, mesa, silla y un catre. Entre sus logros después de este encierro, escribió el Héroe de las mil caras, libro de referencia para muchos de los actuales autores, no solo de escritura, se ha utilizado para la música, psicología, arquitectura, etc. En el escribe cuales son las fases que tiene que pasar un héroe para lograr la sabiduría, utiliza ejemplos como Jesucristo, Abraham, dioses Hindúes, profetas, de todo un poco. Paulo Coelho al escribir el Alquimista, utiliza una copia calca de paso a paso de lo que se explica en el libro.

En el cine, los últimos cuarenta años, basados en los libros y enseñanzas del Dr. Campbell, se han escrito manuales, libros, que enseñan la manera de escribir un guión. Jill Chamberlain es uno de estos escritores. En fechas recientes publicó the Nutshell technique, en el de manera muy sencilla expone las fases o pasos que debe tener un guión. He leído varios libros sobre la escritura, pero esté es uno que plantea de manera sencilla su teoría una síntesis para hacer el desglose de las fases que vale la pena compartir.

Personaje.

Una historia siempre debe tener un protagonista, algunas veces el mismo es su antagonista, otras veces hay un personaje que funciona como antagonista. El protagonista debe tener una debilidad de carácter. El antagonista es quien pone a prueba, reta, se aprovecha de esa debilidad de carácter. El drama de la historia está en el desarrollo del conflicto interno de nuestro personaje principal. Por lo tanto debemos tener claro quien es el protagonista, conocer su debilidad y saber su fortaleza la cual debe ser opuesta a su debilidad. Ejemplo: debilidad deshonesto, fortaleza honesto; debilidad Miedoso, fortaleza Valiente.

Presentando al protagonista y su debilidad es como debemos comenzar el trayecto.

¿Qué desea el protagonista?.

El protagonista debe de querer algo. Ser famoso, tener dinero, tener una familia. Para cumplir la meta, va a encontrase con obstáculos. Podemos llenar de estorbos el trayecto del personaje. Muchas barreras hacen que el público se distraiga y pierda interés. La manera correcta es crear una meta clara y poner en el camino del héroe un solo obstáculo, lo mejor es mostrarlo a través una decisión.

La Decisión.

La decisión que le vamos a presentar al público debe tener dos cualidades, la primera, debe enfrentar al personaje con su debilidad. En las películas de acción, por lo general, es el antagonista quien le presenta una decisión. La segunda, es que después de tomar la decisión no haya vuelta a atrás, o sea, va a cambiar su in statu quo ante de nuestro protagonista. Si acorralamos al héroe entre motivos que lo presionen a decidir, ayuda a crear tensión. Algunos autores utilizan el elemento del tiempo. La decisión no debe de llegar en forma de regalo o por obra de la casualidad, está debe de tener una trampa.

La trampa.

El héroe al mismo tiempo toma la decisión se la presentamos con una trampa, esto quiere decir, debe estar condicionado a algo. Obtiene o puede obtener lo que desea, pero solo a través de algo que no quiere que suceda. La trampa también debe poner a prueba su defecto-debilidad. Cuando planteamos la trampa, es importante recordar que en ella va a ir sostenida la trama de nuestra historia. Con ella vamos a involucrar al público. Autores que no logran encontrar una buena trampa recurren a la manipulación creando falsas trampas. El personaje quiere ser millonario, va a las vegas y gana a través de engañar al casino, tiene la opción de dejar el dinero e irse como regreso -con los bolsillos vacíos pero con vida— o morir en un intento de escapar de los matones del casino. En principio es una decisión de vida o muerte, pero dependemos del defecto del protagonista, si es alguien con miedo a la vida, introvertido, escrupuloso, decidiría por un camino, si es alguien temerario adicto a la adrenalina, decidirá por un camino distinto. No cuentes la historia de el hombre que fue a las vegas, gano y se hizo millonario, Cuenta la historia de el hombre que fue a las vegas, gano y se suicido.

La crisis o ¿Triunfo?.

Cualquier camino que haya decidido recorrer el héroe tiene consecuencias, estas lo transforman. Aprende la moraleja. Se niega a cambiar. Termina en una tragedia, aún así sufre una transformación pero su debilidad-defecto se hace más profunda. Reprobaste un examen, te rechazaron en una cita de trabajo, reflexionas y te preparas mejor para el siguiente examen. Aprendes a tener confianza, te vistes mejor, armas un mejor curriculum vitae. Avanzas en la vida buscas la siguiente meta. Estudias de la misma manera como lo has hecho siempre. Te presentas a una cita de trabajo igual que las pasadas en que te rechazaron. Los exámenes me presionan, pero si conozco las respuestas, solo que el profesor es muy exigente. Las empresas solo contratan a personas que los alaban y poco preparadas, ya habrá alguien que necesite de mi inteligencia y creatividad. Te estancas, nunca llegas a ningún lado.

Trayecto Final.

Las mejores historias no son aquellas que concluyen mostrando interrogantes o peor aún, creando interrogantes forzadas. Son aquellas que te dejan con preguntas, como un rompecabezas que solo puedes armar si analizas y reflexionas. Una obra que durante el recorrido final de nuestro héroe nos haga comprender sus motivos, y que quede claro que solo ha alcanzado una meta como resultado de su transformación. Que tiene una meta nueva que seguro va a cumplir o quizá la siguiente vez no lo logre, pues todo fue producto de la suerte. Son estos los mejores finales.

Seis ideas para desglosar antes de escribir un guión de cine. Tener un mapa antes de comenzar a escribir facilita mucho la creatividad. Sabes a donde quieres llegar. Pero no debes de olvidar una cosa que es importante, muchas veces el mapa no es el territorio.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.