ALIMENTANDO LA IMAGINACIÓN.

A lo largo de nuestra vida pasamos recolectando momentos que en nuestra cabeza se convierten en historias. Todos tenemos una historia que contar, quizá una que alguien ya nos contó de su vida. Hay unas historias mejores que otras. Unas son simples otras solo son anecdotarios.

La imaginación se produce en nuestra mente. Tenemos que ejercitar esté músculo. Entre más logremos profundizar en los recovecos de nuestra imaginación, mejor serán nuestros objetivos.

Debemos de ser curiosos. Todos los días a nuestro alrededor suceden cosas que las mentes en reposo no alcanzan a mirar. Pasamos mucho tiempo distraídos con situaciones que les llamamos problemas.

Nos levantamos por la mañana de el lado equivocado. Apresurados salimos al trabajo. Un rápido almuerzo, te lo tira encima el perro que quiere jugar. Vas tarde, al parecer todos decidieron salir a la misma hora que tú. Te sientas en tu escritorio para tomar un respiro, piensas, un café, seguro será el re-inicio del día, a partir de ahora todo irá mejor. En la pantalla de tu computadora te aparece un mensaje: Junta en quince minutos. Es necesario que estés presente. No hay tiempo para café. La junta dura toda la mañana y no necesitaban de tu presencia —las cuatro horas que se prolongo la junta solo abordaron temas que no correspondían a tu área.

Así transcurre el resto del día, en el trafico de regreso a casa esperas que ya sea Viernes, aún es Lunes.

¿En qué momento podemos ser curiosos?. En realidad en todo momento, es cuestión de perspectiva. No es que el día conspiró para que te la pasaras mal y miraras el tiempo escapar de tu control.

Cada situación que consideramos “un problema” en realidad es una oportunidad para alimentar nuestra imaginación.

Hoy en día vivimos en una época que la Inteligencia Artificial está creciendo y toma el control de nuestras vidas. Solo las personas que tienen una imaginación poderosa, utilizan estos avances como herramientas, pero triste es que la mayoría deja que esté nuevo recurso, dirija sus vidas, los haga dudar de sus opiniones u opciones.

Un ejemplo de ello. Discutir sobre las historias de Marvel, son películas o no. Muchos expresan su opinión sin pensar en verdad en su propio punto de vista, nos dejamos llevar por los llamados expertos sin tomar en cuenta nuestra propia percepción, tenemos miedo de estar equivocados. Al final solo nos debería importar si nos divierten o no. Es bueno alimentar nuestra información leyendo sobre la visión de otros, pero es absurdo discutir un tema que es tan ambiguo. Película es una palabra que engloba mucha información, contextos e historia. ¿Alguien de verdad podría tener la respuesta a esté problema? y de ser así ¿serviría de algo?.

Sería más interesante discutir sobre temas de más trascendencia. Las máquinas no están programadas para hacer esto, estas toman en cuenta el factor humano, su enfoque, generar dinero y ha decidido que esté tema es importante para una X cantidad de población mundial. Mientras tanto ignoramos como es que un átomo sabe que es una flor, no un elefante, al solo ser alimentado por rayos solares.

Las cosas que nos suceden en el día son ofrendas para alimentar nuestra curiosidad. Es mejor lanzar la pelota a un perro y esperar que la traiga que poner un like a una publicación. Leer cinco minutos de poesía que comentarios sobre lo jodido que está un país. Diez minutos de un libro que un video de Youtube de un opiniometro humano.

La mayoría de las personas que conozco aborrecen las matemáticas, en lo personal me gustan por que están llenas de problemas que necesitan solución, no tienen nada que ver con aprenderse algo de memoria. La gente prefiere utilizar su cabeza como un almacén, en lugar de usarla como una máquina de resolver problemas. Para resolver un problema lo importante es imaginar.

Cuando tienes que resolver algo, lo primero que haces es pensar una solución. Un error es ponerse a trabajar antes de haber imaginado dos o tres soluciones. Hacemos lo primero que se nos viene a la cabeza. Esto es apatía para imaginar, a los apáticos no les gusta pensar, no les gusta resolver, les gusta que les digan que pensar para desgastar su energía mental, en lugar de resolver cosas que importan.

Hoy día pensamos que lo difícil, es encontrar oportunidades para imaginar, cuando esto es más fácil de lo que uno piensa, solo es cuestión de dejar a un lado todo lo que nos produce ansiedad, aprovechar las herramientas que ya alguien pensó para facilitar nuestras vidas y enfocarnos en las cosas que nos hagan crecer como seres humanos.


Cambiar nuestra mentalidad es sencillo: 1. Mira de otra manera las situaciones que te están estresando, 2. Date cuenta que todo lo demás no es gran cosa.

Una imaginación afilada tiene más soluciones que problemas, para alimentarla solo tienes que mirar a tu alrededor y escuchar más a las personas.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.